Sobre mí


Me llamo Paris Antonio y vivo en España. Se puede decir que soy astrólogo porque en definitiva es lo que llevo haciendo casi toda la vida; sin embargo, me encuentro mucho más cómodo presentándome como un estudiante de astrología, ya que al hecho de ser "astrólogo" le doy una connotación un tanto elevada o idealizada quizás, directamente relacionada con la sabiduría y la maestría. Por otro lado, como en mi país la astrología no está reconocida socio-culturalmente, tienes que estudiar por tu cuenta o en clases privadas sin obtener por ello ninguna titulación que pueda acreditarse manera oficial.

Mis inicios en la astrología fueron durante el tránsito de Urano por Sagitario en la década de los 80; una época de gran proliferación de publicaciones astrológicas, muy propicia en general para temas esotéricos, de forma análoga al anterior tránsito uraniano por dicho signo a principios del pasado siglo. Coincidiendo además con la estancia de Saturno en Sagitario, tuve la buena fortuna de contactar con Claudio J. Boquet, que por entonces daba clases en una escuela de astrología (EVA) junto con Vicente Cassanya, e inmediatamente entré en dicha escuela con vistas a una formación profesional. Tengo un recuerdo muy grato de aquel maravilloso e intenso periodo que guardo con gran cariño. Siempre estaré agradecido por la amistad, orientación, estímulo y gran apoyo, que recibí por parte de ambos astrólogos profesionales, cuya influencia fue decisiva para mi aprendizaje: no pude tener un mejor inicio.

Exceptuando la fase arriba mencionada mi formación ha sido siempre autodidacta a través de la consulta y estudio de diversas fuentes. Por destacar algunos referentes de influencia considerable para mí o cuyas obras he ido consultando con cierta asiduidad puedo mencionar a: André Barbault, Charles E.O. Carter, Stephen Arroyo, Robert Hand, John Frawley, Benjamin N. Dykes, Öner Döser, Eduardo Gramaglia, James Herschel Holden, Oscar Hofman, Wanda Sellar, Geoffrey Cornelius, Charles ObertDemetra George,  Anthony Louis, Chris Brennan, Joseph Crane, Martin GanstenJoy Usher, Helena Avelar y Luís Ribeiro. También he de hacer una alusión muy especial a Enrique Eskenazi, cuyas enseñanzas me impactaron tan hondamente que me hicieron replantearme por completo mi postura ante la astrología en los últimos años. Como psicólogo de cabecera me gusta mucho Antonio Blay Fontcuberta y me interesa tambien C.G. Jung. Actualmente sigo con gran interés el contenido audiovisual de Albert Masdeu, Fernando Raúl, Sergio Trallero y Pablo Ianiszewski entre otros.

Evidentemente, a lo largo de todo este tiempo me he encontrado con varias corrientes o escuelas astrológicas completamente distintas. Mi espíritu inquieto, curioso, crítico e inconformista, me ha lanzado a navegar sobre algunas de esas corrientes en un proceso constante de aprendizaje y des-aprendizaje, de memoria y olvido, de programación y des-programación, de orientación y desorientación, hasta ir vislumbrando una ruta que me pareciese confiable y merecedora de esfuerzo. Durante el tránsito de Urano por Aries comencé a hacer la transición desde la astrología contemporánea, que era la que había estudiado hasta entonces, a la astrología clásica; de manera que actualmente estoy dedicado al estudio de la astrología tradicional, que es la que abarca el periodo helenístico, medieval y renacentista. He de decir que estoy muy satisfecho con este cambio, ya que la re-conexión con la raíz histórica  era una laguna que tenía pendiente a fin de profundizar y mejorar mis conocimientos de forma sustancial. Especialmente encuentro muy gratificante la rama de la astrología horaria que inicialmente había tenido descuidada.

Filosóficamente hablando, mi enfoque de la astrología digamos que es idealista, en el sentido hermético y neoplatónico, por contraposición al materialista ptolemaico-aristotélico; de tal modo que entiendo la astrología como una interpretación o traducción alegórica de las imágenes simbólicas que transcurren en un orden cósmico (considerando los astros como "señales" que nos indican), en lugar del análisis de supuestos influjos astrales reducidos a magnitudes físicas dentro de un contexto mecanicista (que considera los astros como "causas" que nos influyen) como en las ciencias naturales de la actualidad.

Mi configuración básica atiende principalmente al septenario planetario tradicional: las luminarias (el Sol y la Luna) junto con los cinco planetas visibles (Mercurio, Venus, Marte, Júpiter, Saturno). Aunque también incluyo a los planetas transaturninos (Urano, Neptuno y Plutón) y ocasionalmente otros cuerpos como los asteroides mayores; los considero en otro plano distinto y al margen del sistema clásico de regencias (es decir, que retomo a Marte como regente original de Escorpio, Saturno como regente de Acuario y Júpiter como regente de Piscis). Uso el zodiaco occidental trópico, basado en las estaciones (es decir, tomando al punto vernal como grado cero de Aries) y una combinación de dos sistemas de casas: el original helenístico de casas iguales de signo completo y otro basado en cuadrantes (formados por los ejes del horizonte y meridiano). Los programas informáticos de astrología que normalmente utilizo son principalmente: PlanetDanceDelphicOracle, Morinus y Valens. También llevo usando muchos años Astrolog32, Zet Lite y el gran CPA-Kepler de Miguel García. Procuro basarme cada vez más en la astrología clásica original, por tanto en mis estudios utilizo técnicas propias de la astrología tradicional, sin desmerecer otras de la astrología contemporánea que me parecen valiosas.

Soy una persona libre de pertenencia o asociación a ningún sistema o grupo organizado sobre cualquier tipo de creencia o ideología. No sigo modas o tendencias por estar a la última: voy por mi cuenta y me siento atraído hacia la libertad e independencia intelectual. Esto no significa que no atienda a nadie o a nada; muy al contrario: suelo leer y escuchar a infinidad de personas muy diferentes entre sí o que abarcan campos diversos del conocimiento. Creo que la astrología requiere de una visión neutral y universal;  en consecuencia procuro, en la medida de lo posible, mantener  la actividad astrológica libre y al margen de lo anteriormente mencionado, sin moldear ésta de acuerdo a intereses personales tangenciales.

Siempre he aspirado a realizar una genuina labor astrológica personal "artesanal" antes que una empresa meramente comercial. Mis principios fundamentales son: el respeto y amor por la astrología así como el respeto y consideración hacia las personas consultantes, con todo lo que ello implica. No soy psicólogo, ni "coach", ni terapeuta, ni nada por el estilo... por tanto no pretendo juzgar, dirigir, "arreglar" o "transformar" la vida de nadie, en sentido alguno, por medio de la astrología. Soy más bien proclive a limitarme a informar y profundizar en el sentido de la astrología primordial,  dejando a la gente en paz vivir su vida y permitiendo que cada cual tome  sus decisiones como crea conveniente. Por lo tanto, mi postura es la diametralmente opuesta a la actualmente tan manida de considerar la astrología como una "herramienta" para lo que sea.

Creo que lo más interesante que puede aportar la astrología a nuestras vidas en la actualidad, es una visión impregnada con la luz de los días antiguos que habitan fuera del tiempo en la memoria de la humanidad. Una mirada mercurial, hermenéutica y hermética, teúrgica integradora de lo microcósmico con lo macrocósmico, tan especial que permite ver el mundo de una forma diferente, única, pleno de significados, matices y aromas que nutren al "Alma" y la elevan en el fluir de los ritmos cósmicos y el sentido de las cualidades temporales. Y ahí, a mi entender, reside el auténtico valor de la astrología, de la "mirada astro-lógica"; muy por encima de cualquier orientación, descripción o pronóstico que nos pueda ofrecer en el plano personal por acertados y provechosos que resulten en la cotidianidad. 

Mi intención con este espacio es compartir una pasión, una alegría, un amor de adolescencia, juventud y madurez, por la astrología, para que pueda servir de guía, apoyo e inspiración a otras personas.


Paris Antonio m.g.

abril de 2021