Principios básicos sobre la astrología

por Paris Antonio m.g.

revisado el 11/1/2022


Esta página esta dedicada tanto a estudiantes como a consultantes. Se exponen, en base a la reflexión y experiencia personal unos cuantos puntos sencillos (pero interconectados entre sí), sobre las características de la propia astrología contemporánea, que cabría tener en cuenta como paso previo a una introducción a la misma. No se trata de presentarlos tal y como gustaría o convendría que fuesen, sino cómo se nos presentan en la actualidad y de la forma más directa posible. Creo que la consideración de estos principios proporciona un fundamento de partida imprescindible, al enfocar de forma clara de qué estamos hablando antes de entrar en materia y definiciones astrológicas (cartas astrales, signos, planetas, casas, aspectos, etc...); de tal manera que van a ahorrar, sin duda, considerable pérdida de tiempo, desengaños y quebraderos de cabeza. En realidad, pienso que sin ellos no se puede entender absolutamente nada.

Idealmente, como tantas otras cosas en astrología, todo esto debería ser consensuado en el seno una comunidad de estudiantes y profesionales; pero como en realidad tal comunidad no existe y la práctica astrológica está altamente atomizada, no queda más remedio que exponerlos a título enteramente individual, bajo mi responsabilidad personal, y enmarcados en la sociedad española en la que vivo.

El texto es dinámico, de modo que progresivamente se va completando y mejorando.

______________________________________________________________________________________________________________________________ 

 

  • Definiciones. La astrología originariamente era un sistema adivinatorio basado en la posición y movimiento de los astros en el firmamento. Antiguamente gozaba de bastante prestigio y era venerada como Arte-Ciencia Sagrada (de ahí deriva la consideración moderna de la astrología como «Ciencia Oculta»). Claro que habría que entender aquí qué es adivinación en un contexto antiguo y qué significa exactamente ciencia oculta, ya que ambos términos se hallan actualmente muy degradados. El DRAE actualmente la define como: «1. f. Estudio de la posición y del movimiento de los astros como medio para predecir hechos futuros y conocer el carácter de las personas. 2. f. desus. Astronomía». Esta última versión (peor que la anterior) de la RAE es bastante mala e inexacta, pero por lo menos es una definición, inteligible y bien redactada, algo que ni se puede decir de la de Wikipedia. Nótese que la segunda acepción de la RAE nos indica que en el pasado «astrología» se usaba como sinónimo de «astronomía», (aunque nunca fueran exactamente lo mismo). El diccionario LEXICO de Oxford define algo mejor como: «Estudio de la posición y el movimiento de los astros, a través de cuya interpretación se pretende conocer el destino de las personas y pronosticar los sucesos terrestres». En la psicología humanística se la presenta asimismo como «lenguaje»: un lenguaje de símbolos, de arquetipos o de energías. En palabras de André Barbault: «el símbolo es a la astrología lo que las cifras son a las matemáticas… Para la astrología el objeto no tiene finalmente sentido sino en tanto que valor simbólico». John Frawley dice, muy inspiradamente, que la astrología es «un medio de describir la naturaleza individual de los momentos de tiempo», refiriéndose a la cualidad del tiempo. André Barbault concuerda con ello al considerar a la astrología como  «una ciencia de los fenómenos del tiempo manifestado, conocimiento donde se manifiesta el tiempo en la evolución que concierne a tal o cual objeto». La astrología se puede definir y explicar de varias formas, pero en la práctica (y para decirlo muy resumidamente), lo que hace es tomar unas referencias celestes e interpretarlas, o «leerlas» en múltiples aplicaciones y niveles dentro del contexto de lo humano: es un puente de reencuentro entre lo microcósmico y lo macrocósmico.
  • Astrología no es astronomía. Curiosamente en ocasiones se confunden estos términos y conceptos cuando realmente no tienen nada que ver, ya que responden a planos de realidad completamente diferentes. La astro-nomía («nómos» del gr. «regla» o «norma») estudia la parte matemática necesaria para ubicar a los diferentes astros en el tiempo y en el espacio: trabaja con cantidades mensurables y se refiere a objetos materiales. La astro-logía, en tanto que «logos» (del gr. «palabra», «intelecto», «sentido»), es un lenguaje cósmico que traduce la cualidad de los sujetos celestes articulando un relato con un significado concreto para una consulta dada. Donde la astronomía ve sólo piedras que se mueven sujetas a leyes matematizables, la astrología contempla símbolos cuya naturaleza inefable se nos muestra como divinidades mitológicas: Marte (el dios de la guerra) o Venus (la diosa del amor) etc. La astrología requiere del conocimiento astronómico para realizar sus cálculos previos, pero a partir de ahí penetra en una visión del mundo inconcebible para lo que hoy se entiende como astronomía y astrofísica.

  • La astrología no es "una herramienta". Cuando leemos libros de astrología antiguos, nos llama mucho la atención el respeto e incluso veneración que se profesaba a la propia astrología, de manera que en las referencias a ésta siempre la encontramos ligada a conceptos como "ciencia", "divinidad" y "sacro". Hoy día, lo que más se suele decir de la astrología es que es "una herramienta". Tampoco es algo nuevo porque ya lo podemos ver en libros de la pasada década de los 70, escritos en inglés, pero durante los últimos años se ha ido implementando de forma creciente esta expresión desafortunada en el habla hispana. De arte/ciencia divina/sagrada "de los juicios de las estrellas" a "herramienta" hay una degradación evidente, un cambio de nivel abismal. Esta desconsideración bastante chirriante (a mi juicio), se debe principalmente a dos motivos. (1) El predominio de la lógica o razón instrumental que caracteriza a la posmodernidad mediante un proceso de objetivización, por el cual todo se reduce a "cosas" que nos sirvan a fin de obtener un rendimiento, un beneficio. Y al decir "todo" es literal porque se puede oír que tanto la meditación, el yoga, el tarot, el lenguaje o la política son "herramientas", incluso ¡las relaciones! y ¡los arquetipos! son "herramientas"... sic. Es decir, que todo adquiere valor en función de su utilidad, que es equivalente a pensar que nada vale nada en sí mismo. Y cuando todo se aplasta con esta apisonadora nihilista, todo es lo mismo: herramientas. Pues no, la astro-logía en tanto que "logos" es mucho más que una "cosa" que nos es útil: es un lenguaje sagrado. (2) El complejo monumental de inferioridad generalizado en los astrólogos que pretenden justificar, mediante su utilidad práctica, una astrología sistémicamente devaluada. De este modo, se lanza el mensaje de que la astrología "sirve", pero desgraciadamente esto es contraproducente porque en la medida en que se valoriza algo en función de su utilidad, lo importante pasa a ser el objetivo, y una vez alcanzado éste por otra nueva "herramienta" más rentable, inevitablemente se desplazará a la anterior porque perderá su función de utilidad. Si yo digo, por ejemplo, que la astrología es una "herramienta" para el "auto-conocimiento": lo que estoy manifestando aquí es mi interés principal por autoconocerme, mientras que mi consideración por la astrología es secundaria: es sólo un medio para conseguir un fin. Ahora bien, si doy con otro método como la meditación, por ejemplo, que pueda dirigirse hacia tal fin (autoconocimiento), de forma más rápida, precisa o mejor, ya puedo prescindir completamente de la astrología. Por tanto, me parece una calificación autodestructiva, o más bien una des-calificación, y por eso yo nunca digo que la astrología es "una herramienta" para nada.  La astrología tiene un valor intrínseco que la hace insustituible porque en sí misma constituye una visión única que no te la va a proporcionar ninguna otra "herramienta".

  • Historicidad. La astrología es milenaria: una creación del mundo antiguo que prácticamente nace con la historia conocida.  En su forma básica horoscópica helenística occidental, sus raíces se hunden en una profundidad temporal de más de 2.000 años, a los que podríamos añadir otros 1.500 teniendo en cuenta sus orígenes mesopotámicos. Se podría hacer una división en 5 periodos que generan respectivas "versiones" de la astrología: Astrología 0.0 (periodo babilónico pre-horoscópico), Astrología 1.0 (periodo helenístico, inicio de la astrología horoscópica), Astrología 2.0 (periodo perso-árabe y europeo medieval), Astrología 3.0 (periodo renacentista y moderno temprano europeo), Astrología 4.0 (periodo moderno contemporáneo). Por tanto, no estamos tratando con una moda más, ni con un invento New-Age, ni con un añadido exótico para la sección de pasatiempos de la prensa del pasado siglo. La astrología es sabiduría perenne, con una dimensión histórica considerable, pese a que irónicamente sea comúnmente soslayada en lo que a historia se refiere.

  • Sincretismo. La astrología clásica occidental ha florecido regada por diversas culturas a lo largo de su devenir histórico, a saber: mesopotámicas caldea y babilónica, egipcia, india, helenística greco-romana, persa, arábiga, hebraica, medievo y renacimiento europeo. Pese a su denominación de «occidental», no del todo exacta, no pertenece a una sola cultura o civilización individual sino que es una suma de aportes, de enriquecimiento y refinamiento.
  • Heterogeneidad. Como no existe un método universal de comprobar cualquier afirmación de carácter astrológico de una forma positiva e irrefutable (ya que la astrología se refiere a cualidades en lugar de cantidades) la validación de ésta se efectúa de acuerdo a una práctica individual y subjetiva, dando a lugar a gran suma de métodos y escuelas. No se puede demostrar, de manera indiscutible, que una forma sea la mejor sobre otras y por eso hay tantas corrientes, tal y como ocurre en la filosofía, la psicología, o el arte, por ejemplo. En astrología hay diversidad, no pensamiento único; de ahí los distintos zodiacos, sistemas de casas, tipos de aspectos, etc...

  • Las astrologías. En consecuencia con los puntos anteriores, vemos que no existe un concepto unificado de "astrología" y no se puede hablar de una sola astrología monolítica, hecha de una pieza, en singular sino de “astrologías” en plural, o más bien de “escuelas" o "corrientes" astrológicas; cada una con su propia filosofía, psicología y metodología. Cuando se utilizan expresiones tales como: “la astrología dice tal o cual cosa” o “según la carta natal, esto o lo otro” se puede crear enorme confusión, si quien lo oye no entiende que se está hablando desde un punto de vista muy determinado entre una amplia diversidad histórica-cultural. El problema viene porque muchas veces se habla como si sólo hubiese una sola forma de astrología (que suele ser la que expone cada cual). Pero no se puede afirmar que exista algo como “la astrología” a secas, sin entender “la astrología de tal escuela, de tal periodo, de tal cultura, corriente de pensamiento, etc...”. Y esto es particularmente importante en nuestra época en la que la astrología se halla tan fraccionada. Hay que especificar. Por tanto, cuando yo particularmente hablo de astrología, me refiero a la que yo personalmente he estudiado, a la que yo entiendo, a la que yo practico: que puede ser muy diferente e incluso contradictoria respecto a la astrología que han estudiando, entienden  o practican otras personas. Naturalmente, cuando hay una incapacidad de comprensión y respeto a la alteridad o intolerancia, dicha pluralidad ocasiona toda una serie de desencuentros, polémicas y luchas intestinas. Con referencia lo anterior es observable un fenómeno de imitación, bastante fidedigna, del proceso de detracción que sufre la astrología ante agentes externos, incluso dentro de la propia astrología. De manera que, tristemente, no es de extrañar el encontrarse con desinformación, distorsiones, simplificaciones, ridiculizaciones y malentendidos varios, por parte de unas escuelas o corrientes astrológicas hacia a otras.

  • Regla de la contradicción intrastrológica. Este es sin duda el punto que puede causar más perplejidad y confusión tanto en estudiantes como en consultantes, pero conviene asumirlo de entrada para saber lo que nos vamos a encontrar constantemente. Esta regla viene a decir que: «cualquier precepto, método, interpretación o afirmación, que una escuela, corriente astrológica o astrólogo particular, considere como efectivos y sumamente importantes, van a ser ignorados, tergiversados, despreciados, rechazados o incluso combatidos por algún otro». No hay unanimidad o un consenso básico: en astrología 2 y 2 no son 4, siempre hay variantes, puntos de vista, interpretaciones y experiencias distintas. Lo vemos en los enfoques (¿Astrología tradicional o astrología psicológica?), en el uso de los diversos sistemas de casas (¿Plácidus o Koch?, etc…), en la elección de uno u otro zodiaco (¿Trópico o sidéreo?), en el uso o desuso de la variedad de elementos que pueden componer una carta astral (lotes, nodos, asteroides, puntos-medios, etc…) también en la valoración de innumerables técnicas (direcciones, progresiones, profecciones, tránsitos, revoluciones, etc…) e incluso en el significado de los puntos básicos como planetas, signos, casas y aspectos. Todo esto, que ya ocurría en la antigüedad pero que se viene multiplicando hoy día, evidencia que la astrología se fragmenta más y más a medida que se expande. 

  • Ramas y divisiones. La astrología clásica se divide en cuatro ramas principales. Astrología Mundial (astromundial) es la que aborda la meteorología y accidentes naturales así como el destino general de pueblos, naciones, culturas o civilizaciones. La Astrología Natal, estudia la carta astral de seres individuales. La Astrología Horaria (o de las interrogaciones) que trata de responder de forma concreta a cuestiones planteadas en un momento dado. La Astrología Electiva se dedica a examinar la cualidad del tiempo de cara a establecer un momento propicio (o evitar uno nefasto) para el inicio de cualquier empresa o actividad. Además de estas ramas básicas están las aplicaciones a cualquier campo: astrología aplicada a la salud (astromedicina), astrología aplicada a la psicología (astro-psicología), astrología aplicada al mundo de la empresa (astrología empresarial), astrología aplicada a las relaciones humanas (astrología de las relaciones, sinastría) etc, etc… aquí más bien se trata de especializaciones. La adjetivación puede referirse asimismo al tipo de orientación o escuela, según modelos varios filosóficos, psicológicos, religiosos, espirituales o ideológicos, como “astrología humanística”, “astrología esotérica”, “astrología kármica”, etc. A referencias geográficas: “astrología occidental”, “astrología oriental”, etc. A periodos históricos: “astrología helenística”, “astrología medieval”, “astrología renacentista”, “astrología moderna”, etc. Frecuentemente se establecen además tipologías artificiosas en base a una técnica o un sistema utilizado, a pesar de que la astrología en sí pertenezca a cualquier grupo de los anteriores; algo que acaba resultando innecesariamente confuso ya se trata prácticamente de la misma astrología. Por ejemplo, cuando se habla de “astrología sideral”,  “astrología tropical” o “astrología dracónica” por la preferencia de cada una de ellas por un tipo de zodiaco (sideral, trópico o dracónico) respectivamente; o de “astrología topocéntrica” por el sistema de casas utilizado, o “astrología predictiva” por usar técnicas de pronóstico. En ocasiones, se da también la renuncia a utilizar el propio término de “astrología” en favor de neologísmos como “cosmobiología” o “cosmología arquetipal”, etc. Hoy día vemos se usa profusamente la sobre-etiquetación como estrategia de distinción y a modo de reclamo comercial, por lo que nos podemos encontrar con “astrología tal” o “astrología de cual”, prácticamente de cualquier cosa dentro de los límites únicamente de la imaginación.

  • Astrología clásica o tradicional y neo-astrología. De toda una larga serie de grupos y divisiones, la principal y más importante, a mi entender, sería la que distingue entre astrología tradicional y astrología no-tradicional. Astrología tradicional es la que conserva la transmisión de unas bases, unos principios, unas raíces, que se dan en nuestro caso desde el periodo helenístico hasta el siglo XVIII, donde esta continuidad se diluye hasta ser empezar a ser rescatada, durante la década de los 80 del pasado siglo XX, en un resurgir con fuerza renovada. La astrología tradicional es tanto la astrología actual, contemporánea, como las astrologías pasadas, que se han mantenido fieles, pese a diversos cambios, a esa cadena de transmisión y conexión con su origen milenario. Podemos referirnos a esta astrología tradicional también como “clásica” dado su vínculo con una tradición culta y su referencia a un modelo original atemporal (lo clásico es lo que no pasa nunca de moda). La astrología no-tradicional es la astrología de la actualidad, contemporánea, que ha roto con ese nexo, no mantiene la transmisión, no conserva la tradición al ignorarla o rechazarla y por tanto es neo-astrología; una astrología de nuevo cuño que se empieza a perfilar en el siglo XIX y que se desarrolla independientemente de la tradición durante todo el siglo XX. A esta última “neo-astrología” se la conoce actualmente como “astrología moderna”; denominación que no resulta convincente porque la “modernidad” en realidad pertenece a otro periodo histórico (astrólogos “modernos” eran William Lilly o Morin de Villefranche, por ejemplo). A veces se intenta establecer un paralelismo con la dicotomía “predictiva-psicológica”, en la que la astrología tradicional sería la “predictiva” y la astrología “moderna” la “psicológica”: algo que me parece confuso y desafortunado porque la astrología tradicional también puede ser “psicológica” y la “moderna”, aunque no lo reconozca, “predictiva”.

  • Astrología “Pop”. Lo que hoy en día se conoce popularmente como “astrología” u “horóscopos” no es más que una extra-simplificación producida por algunas empresas comerciales que vieron que era mucho más fácil y rápido vender a la gente una astrología basada en “12 signos” (ya que éstos no requieren ningún cálculo por estar determinados según la posición anual del Sol en el zodiaco) que en la “carta astral” completa y personalizada. Esta astrología de signos zodiacales pronto gozó de gran aceptación por parte del público, de modo que también surgió toda una serie de literatura dirigida en este sentido: el carácter Aries, el hombre y la mujer Aries, los niños Aries, Aries y el trabajo, Aries y la salud, Aries en el amor, etc… y así con el resto de signos. El libro de Linda Goodman "Sun Signs" (1968) fue decisivo entrando la lista de los libros más vendidos del New York Times (se estima que el total de las ventas de libros de esta autora superan el conjunto del resto de libros astrológicos). También se pusieron de moda, en la sección de pasatiempos de la prensa, las “predicciones del horóscopo”, mensuales o semanales, con algunas indicaciones  dedicadas a cada signo. Tales pronósticos, que aún se siguen haciendo vía internet, cuando están bien realizados y no son directamente invenciones (por parte de gente que no sabe astrología) o copias de meses anteriores (cosa que también se ha dado), obviamente son muy generales e impersonales. Bien, pues este tipo de astrología popular (abreviadamente “pop”) que es el que más o menos conoce todo el mundo, porque es la que más ampliamente se ha divulgado: no es la astrología a la que nos referimos y dedicamos aquí. A este respecto conviene diferenciar entre la astrología verdadera real, culta, o profesional, y la astrología pop para el entretenimiento de pasatiempos y memes.

  • Dimensión artística y singular. Dadas la diversidad, especialización, divisiones y carácter interpretativo de la astrología: el astrólogo en sí, como individuo, en tanto sujeto que la ejerce, tiene una relevancia capital. El «quién» importa, no da lo mismo: si acudes a una consulta con John Frawley (referente de la astrología tradicional) o con Liz Greene, (referente de la neo-astrología psicológica), por poner dos ejemplos conocidos, las lecturas de la carta no va a ser iguales. Las visiones y corrientes diferentes, parten de puntos diversos que generan sus propias técnicas y llegan a conclusiones probablemente alejadas entre sí (aunque siempre puedan haber partes similares). Además, pese a que no sea absoluto, hay un grado considerable de componente personal, creativo, intuitivo y por tanto intransferible: tal y como ocurre en el arte y en cualquier otra disciplina donde juegue un papel la subjetividad y singularidad. La interpretación astrológica es un Arte en sí; no quiere decir esto que sea algo arbitrario que se da a capricho, porque todo arte también conlleva su metodología y disciplina, pero existen márgenes y criterios personales. Por tanto, incluso aunque hubieras estudiado con cualquiera de los dos ejemplos anteriores, hayas leído todos sus libros, asimilado sus conocimientos y aplicado todas sus reglas y consejos pormenorizadamente: nunca vas a interpretar una carta exactamente como ninguno de los dos, de la misma forma que dos intérpretes musicales no van a ejecutar igual la misma partitura.

  • La astrología se estudia. Precisamente el título de este sitio es para subrayar esto. Podemos estar de acuerdo con ella o no, pero lo cierto es que la astrología requiere estudio (y bastante prolongado además), al igual que otros conjuntos de conocimientos organizados con una lógica y coherencia interna. No es algo que se pueda aprender en dos días o explicar en un rato, ni tampoco es cuestión de decir lo primero que se nos ocurre al ver una carta astral. La astrología se enseña, se aprende, se practica. Hay que conocer distintos atributos de los elementos que componen la carta y saber combinarlos de acuerdo a  unas reglas que siguen una metodología determinada (de acuerdo a diferentes escuelas); analizar para después sintetizar y concluir; lo cual requiere paciente estudio previo,  reflexión y maduración, así como consulta bibliográfica. Por tanto, conlleva su tiempo, supone un gasto energético y constituye un trabajo. La experiencia te permite agilizar el proceso, pero no existe algo como «mirar superficialmente» o «por encima», como a veces ingenuamente se solicita porque hasta la respuesta más simple o escueta a una pregunta, como dar un solo «sí» o un «no» requiere todo el proceso más o menos completo. ¿Y dónde se estudia la astrología? Donde se pueda y a través de todos los medios disponibles: la forma habitual es en una escuela privada, tomando clases particulares o siendo autodidacta, pero actualmente (¡a diferencia del pasado!) no existen estudios oficiales de astrología, al menos en España.

  • La astrología se practica. Este punto es muy importante porque se propaga una idea confusa que viene a decir algo así como que la astrología es un conjunto de creencias, una suerte de religión que implica una fe, dado que se basa en teorías indemostrables, etc… Si bien es admisible que pueda haber algo de todo ello, ya que la astrología nos re-liga con el cosmos, lo cierto es que el objetivo de la astrología tradicional no es que "creas" en ella, ni que adores a los astros (astrolatría) sino su aplicación práctica sobre temas y situaciones específicas. La astrología es una disciplina plenamente operativa con la que se obtienen resultados independientemente de la fe, creencias, filosofías y teorías de cada cual. Es aplicable y comprobable por todo aquel que la estudie y la practique debidamente, siempre dentro de ciertas reglas y límites de acuerdo con su carácter natural y orientada a su objeto. Por tanto, además de estar constituida por un cuerpo teórico sujeto a estudio, la realidad de la astrología como una práctica es evidente.

  • La astrología es compleja. Presenta un cuerpo de conocimiento bastante complejo dada la diversidad de elementos que lo componen, sus posibles combinaciones e interacciones, además de la especialización que requiere su aplicación en diversos campos. A veces tal pluralidad puede resultar incluso abrumadora al tomar formas manifiestamente intrincadas. Tomemos como referencia el juego del ajedrez cuya sofisticación está fuera de duda: son dos bandos de 16 contra 16 piezas moviéndose en un tablero de 64 casillas con sus propias reglas ocasionando infinitas posibilidades de juego. El "tablero zodiacal" básico que tenemos en astrología es algo más complicado ya que consta de 360º grados o "casillas" divisibles de acuerdo a distintos criterios: en 12 signos, 60 términos o 36 decanatos. Y como "piezas" móviles tenemos luminarias (Sol y Luna), planetas, ejes angulares (ASC, MC), nodos lunares, diversos lotes o partes, estrellas fijas, e incluso algunos asteroides... formando entre todo el conjunto infinitas combinaciones. No se trata, por tanto, de la típica clasificación en 12 signos zodiacales de acuerdo al signo solar. Basta observar sólo a los tres signos principales de la carta, correspondientes al Ascendente y las luminarias (Sol y Luna), para alcanzar la cifra de 12³ = 1.728 combinaciones. Y si además las matizamos con la posición de sus respectivos planetas regentes nos encontramos con (12*12)³ = 2.985.984 combinaciones. Dada la cantidad de piezas y su característico movimiento cada "jugada" en astrología es prácticamente irrepetible, de modo que nunca nos vamos a encontrar con dos cartas astrales o "partidas" idénticas. Claro, si fuese tan simple como aparece en su versión pop de los doce signos, no haría falta ni estudiarla. No hay que desanimarse con esto, pues existe toda una serie de reglas que nos permiten navegar por este mar de infinitas combinaciones, pero si esperamos sencillez de la astrología estamos llamando a una puerta equivocada.

  • Mala divulgación. En general y salvo honrosas excepciones, la astrología de largo viene siendo bastante mal presentada al público, quizás porque la dirección de la divulgación masiva no ha estado a cargo de quienes realmente han poseído un conocimiento práctico y profundo sobre el tema, o porque respondían a otros intereses. Por el contrario, se ha propagado una versión desafortunadamente simplificada y de baja calidad, por parte de medios dispuestos a ofrecer un mero entretenimiento, en lugar de la difusión de un conocimiento valioso con el debido respeto y aprecio. La verdadera astrología está censurada en los grandes medios de comunicación; y en las pocas ocasiones en que se trata, se le suele dar más protagonismo a voces contrarias o dispares que a quienes realmente saben del tema, a fin de promover estéril polémica y confusión en lugar de claridad. Desgraciadamente, a la mala divulgación se suman los propios "profesionales", e incluso "docentes", de la astrología con una formación deficiente. Afortunadamente, esto está cambiando en los últimos tiempos gracias a internet, de manera que ya hay profesionales (en una minoría, eso sí) haciendo una labor divulgativa excepcional y sin precedente en cuanto a la calidad.  No obstante, aún queda mucha inercia acumulada de la etapa anterior, con el lamentable resultado de que lo poco que la mayoría del público conoce sobre astrología suele ser muy confuso, erróneo, tergiversado o absurdo sin más.

  • Desinformación. Históricamente el estudio y difusión de una astrología real culta no es conveniente para algunos intereses, por tanto, además de una mala divulgación generalizada, también hay que observar una considerable labor desinformativa contra la astrología. Dicha desinformación deliberada consiste en campañas de descrédito, más o menos organizadas; mediante la propagación de toda una serie de mitos, bulos y falacias diversas, a fin de construir un estereotipo caricaturizado y degradado, una imagen falsa gravemente erosionada de la astrología, en base a la cual el público se pueda formar una opinión peyorativa e incluso adversa. En realidad, en lugar de propiciar un debate o polémica intelectual (como la que pudo haber en la Baja Edad Media) lo que se esgrime ahora es mera propaganda. Véase el tema de Ofiuco como ejemplo.

  • Marginalidad. Debido a su propia peculiar naturaleza y su devenir en un tortuoso proceso histórico plagado de ataques, censuras, persecuciones y prohibiciones, la astrología es ampliamente desconsiderada en nuestra civilización actual. Vivimos en una cultura anti-astrología, que en general ya no es capaz de asimilar los conocimientos antiguos ni mucho menos generarlos sino más bien destruirlos, reprimirlos, distorsionarlos o degenerarlos y arrinconarlos al margen del sistema: en la periferia del mundo de lo «alternativo», el «misterio», lo «oculto»  y «esotérico». De este modo la astrología en la actualidad es "tolerada" (cuando hay un momento histórico en el que el poder político es más abierto) en su deformación inferior de pasatiempo popular mediático (entretenimiento), rareza exótica del mundo del misterio ("ciencia oculta", "esoterismo"), o actividad comercial dentro de lo que se conoce como "supermercado espiritual" (producto de consumo). Sin embargo, como conocimiento válido, como «logos» en su vertiente superior: es absolutamente rechazada y vista con recelo como una amenaza al paradigma vigente, o con desprecio al ser mal considerada como una superstición in-extinta de tiempos pretéritos. Por tanto, y muy importante esto: no cabe esperar un mínimo reconocimiento público o consideración seria e información fidedigna por parte de organismos, medios e instituciones próximos a, o dependientes de, un poder sistémico que ha condenado a la astrología relegándola al ostracismo. Todo al contrario, en todo caso, la astrología es víctima de burla, desprecio y expuesta como modelo de mal ejemplo.

  • La astrología no es para todo el mundo. Según mi parecer, la astrología está contraindicada para algunas personas o en ciertas situaciones determinadas. Aunque resulte impopular esta afirmación y ciertamente anticomercial, en honor a la verdad es algo que hay que advertir. En consecuencia lógica con el punto anterior: no todas las personas están preparadas para comprender o asumir las implicaciones que se derivan de una práctica astrológica cabal o de la consideración de la astrología como una verdad positiva, en el sentido operativo. En tanto que sabiduría perenne, en principio, tenemos la facultad de poder reavivar en nuestro interior cualquier visión por muy alejada que parezca del actual paradigma. Pero eso no a todo el mundo le surge espontáneamente de forma natural, sino que supone un esfuerzo de asimilación y cierto cuestionamiento del esquema cognitivo impuesto culturalmente; algo que la mayoría de la gente no se halla en disposición de realizar. De manera que cuanto más bajo y simple es el nivel de la astrología en cuestión, más popular es, mientras que a medida que vamos ascendiendo de nivel resulta  progresivamente inaccesible por incomprensible para la mayoría (cosa que tampoco ocurre únicamente con la astrología). No se trata, pues, de una cuestión de exclusividad sino de la capacidad individual en el presente de evocar y re-conectar con ciertas miradas y principios que fueron desterrados y olvidados por nuestra civilización. Yo creo que en el fondo hay una predisposición personal innata de rechazo o simpatía hacia la astrología y otros conocimientos de características similares.

  • Supermercado astrológico. Durante el pasado siglo la astrología sufrió un proceso de mercantilización mediante el cual pasó de ser un servicio consultivo interpersonal a convertirse en un producto para consumo de masas. Inicialmente la mecanización de cartas natales era rudimentaria, basada en plantillas comunes conocidas como "recetarios de cocina astrológica". La informatización facilitó enormemente la sofisticación de este proceso y la llegada de Internet agilizó la distribución sustituyendo al servicio postal. La importancia de este hecho es crucial porque no sólo determina en mayor parte la forma en la que la astrología es presentada al público hoy día, sino que condiciona la misma literatura y docencia astrológicas afectadas, a su vez, por la corriente general. Por ejemplo, la denominada astrología de los "signos solares" (referente al signo correspondiente a una fecha anual determinada), que es la que comúnmente se conoce, no tiene un fundamento técnico propiamente astrológico sino comercial. Es decir: es una astrología hecha a medida para hacer negocio de una forma más fácil y rápida. No hay que entender que sea "malo" ganar dinero con la astrología cuando se trabaja de modo profesional, pues es una necesidad obvia. El problema viene cuando se plantea la práctica astrológica como un modelo de negocio que tiene que sobrevivir en un mercado moderno más o menos competitivo: es entonces cuando las cosas se vuelven "extrañas". Los efectos del "supermercado astrológico" son los siguientes: (1) simplificación mediante la reducción de la carta natal al signo solar; (2) degradación de la astrología hasta el más bajo nivel, popularizandose incluso bajo la forma de "memes"; (3) adulteración de la astrología mediante la mezcla y confusión con otros sistemas adivinatorios, ramas del ocultismo o prácticas new-age; (4) despersonalización mediante la venta de "reportes personalizados" (que en realidad no tienen nada de personal ya que son generados mediante algoritmos programados); (5) aumento del intrusismo profesional gracias al software que elabora textos "pre-cocinados", sin necesidad de tener un conocimiento sobre la materia astrológica, y al bajo nivel general que exige la astrología pop; (6) desintegración de técnicas astrológicas que conformaban un conjunto bien estructurado para su venta empaquetada en unidades individuales; (7) excesiva publicación de contenido escrito y audiovisual de escaso interés o calidad para mantener la atención; (8) innovación artificiosa como estrategia de competitividad; (9) etiquetación o adjetivización de la propia astrología a modo de distinción o marca comercial (astrología x, astrología y, etc); (10) mistificaciones varias como reclamos publicitarios que generan falsas expectativas; (11) publicidad falsa o engañosa para vender más;  (12) desinformación general que hace perder valioso tiempo de las consultas para tener que aclarar y explicar un montón de cosas básicas que están mal entendidas;(13) contemporización de la astrología para adaptarla a modas y tendencias coyunturales, con fecha de caducidad, despojándola de su carácter clásico de sabiduría perenne.


Plagiarism Detection